martes, 4 de agosto de 2015

continuum…#36

conexiones
Klaus Schulze
… nuevos o de segunda mano, millones de fusiles Kalashnikov AK47 circulando por todo el mundo, desde 1947, pasando de unas manos a otras, provocando una media de 250.000 muertes al año, sin que haya una sola guerra (desde Vietnam) en la que no se haya escuchado el silbido de sus balas…

… «this domain name has been seized» (este nombre de dominio ha sido incautado), se podía leer en la web de Liberty Reserve, una suerte de banco virtual que se dedicaba a facilitar pagos y transferencias a través de Internet. Para tener una cuenta en Liberty Reserve bastaba con proporcionar un nombre, una fecha de nacimiento y una dirección de correo electrónico. A partir de ese momento se podía ingresar dinero mediante tarjeta de crédito, transferencia o cualquier otro sistema de pago. Las transferencias se ejecutaban de manera instantánea, con una comisión de un 1% sobre cada transacción (con un máximo de 1,98 dólares). Gracias a estas facilidades que Liberty Reserve ofrecía a sus clientes, estos podían cambiar dinero real por dinero virtual de manera anónima, por lo que dicha plataforma era utilizada para blanquear y mover de un lado a otro del mundo grandes sumas de dinero procedentes a menudo del mundo del crimen. Un fraude planetario que podría superar los 6.000 millones de dólares provinientes de estafas con tarjetas de crédito, pornografía infantil, narcotráfico, robo de identidad, piratería informática, etc. , perpetrado a través de más de 55 millones de transacciones diarias y utilizando cuentas opacas en España, Marruecos, Hong Kong, China, Chipre, Rusia, y Australia…

… la impresión 3D permite fabricar, mediante la superposición de capas, todo tipo de piezas cuyo diseño haya sido generado previamente con un ordenador. La información relativa al diseño puede ser enviada desde cualquier lugar del mundo o estar disponible en Internet. Para la fabricación de la pieza, la impresora 3D utiliza plástico o cualquier otro material susceptible de poder ser fusionado, mediante calor o con algún pegamento. Actualmente , existen proyectos para fabricar carne artificial o prótesis para el cuerpo humano, si bien la tecnología es aún muy incipiente y tanto la impresora como los materiales utilizados son todavía caros, algo que previsiblemente irá resolviéndose en el futuro. ¿Cambiarán las impresoras 3D los sistemas de producción, pasando de la fábrica al salón? ¿Puede una impresora 3D replicarse a sí misma y crear otra impresora 3D?
Uno de los primeros objetos que se han fabricado con esta tecnología es una pistola: la Liberator, hecha con 16 piezas de plástico ABS, y capaz de disparar seis veces seguidas y de utilizar balas de diferentes calibres. Al no contener piezas metálicas, la pistola podría ser indetectable en los controles de los aeropuertos. Para cuando se intentaron retirar los archivos de la web, estos ya habían sido descargados cientos de miles de veces y en decenas de países distintos, lo que hace imposible su prohibición total. El día que exista un marco legal (uno para cada país) que prohíba armas como la Liberator —en esencia se trata de tráfico de armas—, la tecnología ya habrá permitido que sean muchas las que circulan por el mundo, lo que complicará aun más el asunto. No sería descabellado que en breve alguien cometiera un crimen con dicha arma con la intención de ostentar el execrable honor de ser la primera persona que lo hace…

… «Dado que toda palabra es idea», decía Rimbaud, «¡tiene que llegar el tiempo de un lenguaje universal!... Esa lengua nueva o universal hablará de alma a alma y lo resumirá todo, perfumes, sonidos, colores, uniendo todo pensamiento». La clave de este idioma, está de más decirlo, es el símbolo, que sólo el creador posee. Es el alfabeto del alma, prístino e indestructible. Gracias a él, el poeta, señor de la imaginación y gobernante anónimo del mundo, se comunica, comulga con sus camaradas. Con el fin de establecer este puente, el joven Rimbaud se entregó a sus experiencias. ¡Y con qué éxito, pese a su repentina y misteriosa renuncia! Desde más allá de la tumba sigue aún comunicándose, y cada vez más poderosamente con el correr de los arios. Cuanto más enigmático nos parece, más lúcida se hace su doctrina. ¿Paradójico? De ningún modo. Todo cuanto hay de profético sólo puede revelarse con el tiempo y la contingencia. En este medio vemos hacia atrás y hacia adelante con idéntica claridad; la comunicación se convierte en el arte de instaurar en cualquier momento en el tiempo una relación armónica entre pasado y futuro. Todos y cada uno de los materiales son de la misma utilidad, siempre y cuando puedan ser convertidos en la moneda eterna: la lengua del alma. En este reino no existen ni analfabetos ni gramáticos. Sólo es necesario abrir el corazón, desechar todo prejuicio literario... en otras palabras, revelarse. Lo que equivale, por supuesto, a una conversión. Se trata de una medida radical que presupone un estado de desesperación. Pero si todos los demás métodos fallan, como inevitablemente suele suceder, ¿por qué no recurrir a esa medida extrema, la conversión? Sólo en las puertas mismas del infierno asoma la salvación. Los hombres han fracasado, en todos los sentidos. Una y otra vez han tenido que volver sobre sus pasos, retomar la pesada carga y comenzar por enésima vez la empinada y ardua ascensión hacia la cumbre. ¿Por qué no aceptar el reto del espíritu y someterse? ¿Por qué no rendirse y hallar así acceso a una nueva vida? El Antiguo está siempre esperando. Unos lo llaman el Iniciador, otros el Gran Sacrificio…» («El tiempo de los asesinos», Henry Miller)

… «¿Acaso todos los seres a los que fascina lo infinito no se hallan en camino hacia el delirio? La normalidad o la anormalidad nos importan un bledo. Vivamos en el éxtasis de lo ilimitado, amemos todo lo que no tiene límites, destruyamos las formas y creemos el único culto que carece de ellas: el de lo infinito» («En las cimas de la desesperación», Emile Cioran, autor fascinado por lo infinito)

… y sin embargo una rata, una pobre y vulgar rata, con su curiosidad y con su perseverancia puede dejar sin luz a toda una ciudad…

… «el libro es forzosamente un calco: calco de sí mismo en primer lugar, calco del libro precedente del mismo autor, calco de otros libros a pesar de las diferencias, reproducción interminable de conceptos y de palabras dominantes, reproducción del mundo presente, pasado o futuro. Pero el libro anticultural todavía arrastra un gran lastre cultural: no obstante, hará de él un uso activo de olvido y no de memoria, de subdesarrollo y no de progreso a desarrollar, de nomadismo y no sedentarismo, de mapa y no de calco» (Gilles Deleuze, Félix Guattari, «Capitalismo y Esquizofrenia: Mil Mesetas»)…

No hay comentarios:

Publicar un comentario