martes, 2 de octubre de 2012

continuum…#28

conexiones
Ralph Towner - Paolo Fresu
Chiaroscuro

... explorador Curiosity, autorretrato en Marte...









… el explorador Curiosity, en su trayecto hacia Glenelg (cráter Gale), continúa tomando fotografías de la superficie de Marte y haciéndose autorretratos. ¿Narcisismo?, ¿curiosity?...

… la red social Facebook confía en alcanzar mil millones de usuarios antes de que termine el año 2012...

… en su obra-puzzle La vida instrucciones de usoGeorges Perec habla de un personaje, Bartlebooth, empeñado en construir algo que al mismo tiempo se vaya destruyendo, un proyecto tan perfecto y circular como inútil, pero que mientras se lleva a cabo puede dar sentido a una vida, la de Bartlebooth. Este es su plan:
«Durante diez años, de 1925 a 1935, se iniciaría Bartlebooth en el arte de la acuarela.
Durante veinte años, de 1935 a 1955, recorrería el mundo, pintando, a razón de una acuarela cada quince días, quinientas marinas de igual formato (65 × 50, o 50 × 64 standard), que representarían puertos de mar. Cada vez que estuviera acabada una de estas marinas, se enviaría a un artista especializado (Gaspard Winckler) que la pegaría a una delgada placa de madera y la recortaría, formando un puzzle de setecientas cincuenta piezas.
Durante veinte años, de 1955 a 1975, Bartlebooth, de regreso en Francia, reconstruiría, siguiendo su orden, los puzzles así preparados, a razón, una vez más, de un puzzle cada quince días. A medida que se reconstruyeran los puzzles, se reestructurarían las marinas, de tal manera que pudieran despegarse de su soporte, trasladarse al lugar mismo en el que —veinte años atrás— habían sido pintadas y sumergirse en una solución detersiva, de la que saldría una simple hoja de papel Whatman intacta y virgen.
Así no quedaría rastro de aquella operación que durante cincuenta años habría movilizado por entero a su autor

… recientes estudios realizados en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) revelan que, tal y como se había sospechado, es físicamente posible que se produzcan fenómenos de ósmosis entre ejemplares de libros situados uno al lado de otro, pegados. Por lo que si se quiere evitar el ineluctable trasvase de personajes y la lógica confusión de tramas se recomienda cierta precaución a la hora de ordenar los libros en los estantes…

… decenas, cientos, acaso millones de mosquitos viajan en este momento por todo el mundo, también hacia el denominado Primer Mundo. Lo hacen en transportes de mercancías, a menudo en neumáticos usados, o en avión, con sus huevos incubados bajo la piel de turistas procedentes de zonas tropicales o subtropicales. Gracias al calentamiento global del planeta las condiciones del lugar hacia el que se dirigen no les serán tan adversas y con un poco de suerte (incluido el deterioro de los sistemas de prevención sanitaria) estos insectos tendrán descendencia y se producirá entonces una expansión geométrica. Si bien la presencia del insecto no garantiza que haya infecciones, sí que existe, al menos, la posibilidad de que ocurran.
El mosquito tigre, Aedes albopictus, es la especie más invasora a nivel mundial, transmisor de dengue, fiebre amarilla y el virus del Nilo occidental. Puede pasar las infecciones directamente a sus crías y sobrevivir en climas templados. De hecho, ya está instalado desde hace tiempo en Cataluña, donde será posible controlarlo pero no erradicarlo del todo. Este mismo mosquito fue el responsable de transmitir el virus chikungunya (enfermedad procedente del Índico) en Rávena (Italia).
Otras especies de mosquitos cuya picadura ya se ha hecho notar en Europa son el Aedes aegypti (mosquito de la fiebre amarilla), el Aedes koreicus, el Aedes astropalpus y el Aedes japonicus, todos ellos potenciales vectores de las enfermedades mencionadas y de otras como la fiebre del valle del Rift o la malaria.
En 2012 se produjo una epidemia de casos de virus del Nilo en Estados Unidos, en su mayoría en Texas, pero también en los estados de Mississippi, Michigan, Dakota del Sur, Luisiana, Oklahoma y California. En Nueva York se llegó al caso extremo de tener que fumigar con un pesticida sintético sobre Central Park, Clinton, Lincoln Square, el Upper West Side y sobre el valle de Manhattan.
Una invasión en marcha, silenciosa pero constante…

No hay comentarios:

Publicar un comentario